Misa Tradicional – Dime cuantos permisos necesitas y te diré quien eres…

Misa Tradicional
Dime cuantos permisos necesitas y te diré quien eres…

Las más conocidas reacciones o comentarios que escuchamos cuando invitamos a algún familiar o amigo a una Misa Tradicional, es decir, el antiguo rito milenario, suelen ser las siguientes:

  1. Es que no entiendo el latín, ¿Se puede participar así?
  2. Aún existe eso, ¿no es que ya estaba abolida algo tan atiguo que ya no sirve para nuestros
    tiempos modernos?
  3. ¿ Hay permiso del Obispo para celebrar esa Misa ? De lo contrario, yo no iría.

Esta última se lleva la palma y es la pregunta estrella de la gran mayoría de los que oyen por primera vez hablar del rito antiguo de la Misa Católica.
A lo primero, es obvio que una persona con un minímo de cultura no se atrevería a afirmar que los santos, y tantos santos Papas y grandes teológos de la Iglesia nunca comprendieron ni participaron a la Misa, por el sólo hecho de que se celebraba en latín. Claro que tambíen había más conocimientos sobre esta lengua, la mayoría sin embargo no la hablaba, pero siempre hubo misales bilingües en todas las lenguas y los feligreses siempre estuvieron conscientes y se enteraron plenamamente de la Fe que practicaban y rezaban, resumida en la Santa Misa. La palabra tan de moda “participar”, tan manipulada y engañosa ya ni siquiera actualmente la creen los que la utilizan. Al ver todo el mundo la ignorancia tan grande a la que el católico moderno está sometido, que dá como efecto una nula o poca participación a la misa, dado que muchos no conocen su catecismo, su fe en profundidad, ni las fuentes o historia de la lutúrgia. ¿ Cómo se puede participar a algo que se ignora, algo que se desconoce aunque esté en castellano ?

Evidentemente una persona versada en la historia, incluso no católica o poco piadosa, tiene conocimiento de que es un Rito milenario y que ya existía incluso antes de San Pio V, el Papa que la codificó. Y codificar no significa inventar si no LEGISLAR PARA PROTEGER ALGO YA EXISTENTE.
El gran liturgista alemán Mons. Klaus Gamber de la Universidad de Ratisbona probó con gran erudición, desde el punto de vista teológico, arqueológico y litúrgico todo lo anteriormente dicho y también que la Misa nunca existío cara al pueblo en sus orígenes, en el siglo I. Con la Bula de San Pio V, Quo Primum Tempore, se prueba que nunca fue abolida, ni abrogada, ni derogada, ni nunca lo podrá ser porque está promulgada A PERPETUIDAD: “Nunca, nadie, jamás podrá impedir que un sacerdote celebre según este Rito”. Consciente y basado en este mismo dato histórico y magisterial de la Iglesia, el Mismo Juan Pablo II crea la Comisión Ecclesia Dei y el Papa Bendicto XVI el Motu Propio Summorum Pontificum, donde vuleve a reforzar el derecho de todo sacerdote a celebrar el antiguo rito afirmando: “El sacerdote para la celebración de tal rito, no necesita permiso de la Santa sede, ni del Ordinario (obispo) del lugar.”

Por lo que que un laico, sacerdote u obispo que diga o insinue que hay necesidad de permiso para celebrar según el Rito Tradicional de la Misa, muestra una monstruosa ignorancia, histórica, litúgicca y canónica, y si no es ignorancia, pues aún mas grave, es una inquina, feroz y maquivelica contra el Rito anitguo de la Misa, incluso sin importarles pisotear y burlarse todos los documentos ya mencionados.

La Misa Tradicional, con una riqueza histórica de miles de años, con algunas oraciones, gestos y movimientos que provienen desde los Apóstoles es de una riqueza tal, que es atemporal, sigue impresionando incluso a los no creyentes y su belleza nunca pasará de moda, porque su belleza espiritual le viene de la eternidad de Dios y Dios nunca pasará de moda. ” ¡Oh hermosura,
siempre tan antigua y siempre tan nueva !” San Agustín. Esto lo digo por aquellos que afirman que algo, por el sólo hecho de ser antiguo, ya no sirve.

Finalmente la mediocridad más grande y el grado sumo de ignorancia se demuestra al afirmar, y no sin cierta arrogancia y falta de modestia cristiana, “Yo no asisto a esa Misa si no hay permiso”, insinuando así que es y se siente “un ejemplo de obediencia”, y que por una orden-prohibición de un sacerdote ignorante o de un obispo que abusa de su autoridad para prohibir el Antiguo Rito; será sólo por el hecho de obedecer a esa ‘orden’, mejor católico que el resto de los creyentes. Vaya humildad…

Muchos ignorantes y arrogantes legalistas han querido hacernos sentir culpables de venerar y adorar a Dios con el Rito Antiguo de la Misa. “Pobres, no saben adaptarse a tiempos modernos…” Y así muchos, incluyendo obispos, nos marginan a un gueto de leprosos que tienen un permiso limitado, exclusivo y sin derecho a hacerlo conocer ” no sea que se extienda” esa peste a la cual el modernista teme tanto. Es el caso de la Fraternidad de San Pedro, que para poder tener iglesias y permisos de celebrar la Misa Tradicional, no pueden decir nada sobre el Concilio Vaticano II. Hay que decir que es maravilloso y que todos los obispos y jerarcas son majísimos. Lo más triste es que los propios fundadores de esa Fraternidad se avergüenzan de haber sido ordenados por Mons. Marcel Lefebvre. Pese a quien pese, como un San Atanasio “excomulgado” en sus tiempos, está ahora canonizado. Pues la historia siempre se repite porque no aprendemos de ella. Y se repetirá.

 

El mismo Instituto de Cristo Rey, subsiste y reina en algunas diócesis por su grave compromiso de nunca tocar el Concilio Vaticano II, nunca atacan al modernismo condenado por San Pio X, concelebran la misa nueva por lo menos una vez al año para así poder mantener esos “privilegios” dentro de una legalidad, legalidad que para ellos es más importante que la fe misma. De hecho sus homilías están llenas de un barroco, rococó, de triunfalismo, en las cuales parece que todo va de maravilla, y parece que la Iglesia va mejor que nunca… No es honesto ocultar la crisis de fe que está sufriendo la Iglesia actualmente, con tal de mantener el privilegio de decir un rito antiguo. Si esto fuese moralmente lícito, entonces la Misa celebrada en ese rito, se convierte en un espectáculo de circo por motivos puramente estéticos y artísticos: la Iglesia nunca en su historia ha separado la belleza y la estética de la Verdad. He aquí el ‘secreto’ por que cual los obispos toleran a ese Instituto.

 

Y si las obras de “Ecclesia Dei” existen, que ya son innumerables, con la Misa en rito antiguo, es sólo y únicamente gracias a la valentía que tuvo Mons. Marcel Lefebvre de dar la cara por ella contra viento y marea, contra toda la jerarquía modernista

Es por ello que no hay derecho a ver con ese mismo desdén a los sacerdotes de la Hermandad San Pio X. Se comenta a menudo que son algo fríos, secos y huraños. ¿ Te extraña ? Si son los propios obispos y curas modernos que los han obligado a tomar esa actitud defensiva, alejados y retraídos, ya que siempre se les trata como “no católicos”, como separados o “infieles” por el sólo hecho de haber defendido la causa de la Misa Tradicional con más valentía que nadie. Y si las obras de “Ecclesia Dei” existen, que ya son innumerables, con la Misa en rito antiguo, es sólo y únicamente gracias a la valentía que tuvo Mons. Marcel Lefebvre de dar la cara por ella contra viento y marea, contra toda la jerarquía modernista. Sin esa actitud heroica de este obispo, Juan Pablo II nunca se habría atrevido a crear la “Comisión Ecclesia Dei” que existe exclusivamente para la Misa Tradicional. Y dicho sea de paso, hay actualmente curas y obispos que ignoran o dicen ignorar la existencia de esta Comisión Pontificia… Y que conste que no pertenezco a ninguno de estos movimientos tradicionales, pero gracias a Dios tengo un sacerdote y Misa Tradicional todos los domingos.

 

Por lo tanto, puedo entender las afirmaciones-paranoias de los ignorantes sobre este rito antiguo, puedo entender el miedo de un católico que prefiere evitar problemas con el clero modernista que ahora impera; pero lo que nunca comprenderé es el legalismo farisaico, descrito en los Evangelios, de aquel que presume de ser el mejor creyente escudándose única y exclusivamente en el “tengo permiso”. Este es el grave motivo por el cual el Rito Tradicional de la Misa ha avanzado tan poco o nada en España, por el legalismo no católico de muchos que tienen miedo y no hacen nada “sin permiso” y no se avanzará en este sentido mientras haya tan gran multitud de “católicos” cortesanos cuya mayor preocupación es agradar antes a la autoridad que a la Vedad. Mientras que en Francia, EEUU, Alemania, Suiza, Méjico, etc. el Rito Antiguo tiene un auge impresionante gracias a la valentía de sus católicos que se han informado, son cultos y han dado la cara para defender sus derechos de fe y culto.

 

En definitiva, sobre el Rito Tradicional de la Misa, comprendo que haya ignorantes, ingenuos y muchos mal informados y mal dispuestos hacia el mismo por el clero modernista; pero nunca comprenderé un legalista, que le da más importancia a la ley que a la Fe, más importancia al “qué dirán” que a la verdad. Un señor que se dice católico y lo único que pregunta, lo único que le preocupa es si “hay permiso”; ademas de un espíritu farisaico, que no es católico, demuestra que no conoce la historia de la Iglesia, no conoce nada de liturgia, no conoce el derecho canónico, ni la fe de sus antepasados, ni todos los documentos antes citados: es decir, cuando preguntas “si hay permiso”, eres el ludibrio más triste de tu casta. Y si persigues y prohíbes un Rito tan venerable, el de los santos de toda la historia, el de tus ancestros, sabiendo todo lo anterior…pues mucho más grave será para tu conciencia.

Pregúntame si hay permiso, y te diré quien eres y lo poco que sabes.

Hermenegildo Matamoros

[hermenegildojuan@gmail.com]

Hermenegildo Matamoros

Católico

2 comentarios en “Misa Tradicional – Dime cuantos permisos necesitas y te diré quien eres…

  1. Por razones como esas que sondeo ser sacerdote diocesano, aunque tenga que recibir una (de) formación modernista, porque al menos en mi país las pocas incursiones de fraternidades “Ecclesia Dei” han terminado con la abrupta expulsión decretada por obispos modernistas, pero al sacerdote diocesano que celebra la Misa de siempre no lo pueden echar

  2. Me parece muy acertado este artículo sobre la situación de la Misa Tradicional en España.
    Observo que no hay comentarios…
    Si se tratase de un artículo alabando a los obispos o las misas circo que hay actualmente en tantas parroquias o algo de política y chistes habría comentarios. Esto también muestra la frialdad, ignorancia y tremenda tibieza que hay en España de los que se consideran “católicos” incluso tradicionales… Algo tendrá que pasar muy grave en este país para que salga de su modorra y culpable indiferencia a estos temas.
    Recemos por nuestra querida España antaño católica para que despierte ¡ antes de que sea demasiado tarde !
    Carmelo T. M.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: