A Francisco no le gusta lo que la Virgen dijo en Fátima

Análisis de su primer discurso por el Centenario de las apariciones, en el que tergiversa las palabras de Nuestra Señora y contradice al mismo Cristo

La tergiversación de las palabras de la Santísima Virgen por parte de Francisco durante su discurso de anoche, previo a la bendición de las velas y el rezo del Santo Rosario (puede leerse el discurso completo en la página de la Santa Sede en esteenlace), al comienzo de su decimonoveno viaje apostólico por el Centenario de las apariciones de la Santísima Virgen María en Fátima (Portugal), a fin de acomodarlas a sus ideas socio-políticas y a su recurrente discurso sobre la pobreza y la justicia terrenal -sin referencias a Dios, ni a la trascendencia, ni al destino eterno de las almas de todos los seres humanos-, es manifiesta:

“…a todos os abrazo y os confío a Jesús, «especialmente a los más necesitados» —como la Virgen nos enseñó a pedir (Aparición, julio de 1917)—. Que ella, madre tierna y solícita con todos los necesitados, les obtenga la bendición del Señor. Que, sobre cada uno de los desheredados e infelices, a los que se les ha robado el presente, de los excluidos y abandonados a los que se les niega el futuro, de los huérfanos y las víctimas de la injusticia a los que no se les permite tener un pasado”.

A pesar de estas palabras de Francisco, en la aparición del 13 julio de 1917 la Santísima Virgen María no dijo tal cosa, ni nada parecido, a los pastorcillos a quienes se apareció. Esto fue lo que realmente dijo Nuestra Señora:

“Cuando recen el Rosario, después de cada misterio digan: ‘Oh Jesús, perdónanos nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno y lleva al cielo a todas las almas, especialmente a las más necesitadas de tu misericordia“.

El mensaje de Nuestra Señora en Fátima es clarísimo: quienes necesitan la misericordia de Dios no son los que padecen pobreza e injusticia material, sino los pecadores, entre quienes no sólo hay pobres, sino también ricos; y entre los que también se incluye no sólo a los fieles laicos, sino también a los sacerdotes, obispos, cardenales… y hasta al mismo Papa; pues, en caso de no arrepentirse de sus pecados y hacer penitencia, además de las desgracias que podrían acaecer ya en este mundo, perecerán eternamente en el infierno.

 

A continuación, Francisco se refirió a la Santísima Virgen sólo por su nombre de pila: María, a la que define como una“maestra de vida espiritual”, término bastante desafortunado que parece más adecuado para una chamana pagana, una médium espiritista o una gurú hinduista1, que para el ser humano más excelso que ha existido y existe después de Nuestro Señor Jesucristo, que además está libre de todo pecado, incluso del original -de ahí que se le llame Inmaculada– y que merece que se le rinda culto de hiperdulía, sólo por debajo de la latría debida a Dios.

 

Después, hace otra desafortunada burla de aquellos fieles católicos que supuestamente ven a la Santísima Virgen como una “santita” a la que acuden para conseguir lo que él denomina “gracias baratas”, juzgando así el corazón y las intenciones de dichos fieles -a los que no conoce-, contradiciendo sus propias palabras (¿quién soy yo para juzgar?) y despreciando la fe popular frente a una supuesta “Virgen María del Evangelio”, interpretada a la manera protestante.

 

La distorsionada visión que Francisco tiene de la fe de los simples fieles le lleva a presentar a la Santísima Virgen de forma despectiva “como deteniendo el brazo justiciero de Dios listo para castigar: una María mejor que Cristo, considerado como juez implacable; más misericordiosa que el Cordero que se ha inmolado por nosotros”.

 

¿Qué católico, por poca formación que tenga, cree que Nuestra Señora es más misericordiosa que Dios? Quizás este Papa tenga un problema de comprensión sobre lo que significa la intercesión ante Dios, tanto de los Santos, como de la Santísima Virgen. Y quizás tampoco haya asimilado -o no quiera aceptar- que Dios es Remunerador y dará a cada uno según sus obras.

 

Más adelante y enlazando con lo anterior, además de contradecir lo dicho por la Santísima Virgen a los pastorcillos en Fátima,también se atrevió a contradecir las palabras del mismo Cristo Nuestro Señor y de los Santos Apóstoles Pedro y Pablo en los Santos Evangelios:

“A veces cometemos una gran injusticia contra Dios y su gracia cuando afirmamos en primer lugar que los pecados son castigados por su juicio, sin anteponer —como enseña el Evangelio— que son perdonados por su misericordia”.

Pero, ¿enseña éso realmente el Evangelio? Veamos:

Cuando el Hijo de Hombre vuelva en su gloria, acompañado de todos sus ángeles, se sentará sobre su trono de gloria, y todas las naciones serán congregadas delante de Él, y separará a los hombres, unos de otros, como el pastor separa las ovejas de los machos cabríos. Y colocará las ovejas a su derecha, y los machos cabríos a su izquierda […] Entonces dirá también a los de su izquierda: “Alejaos de Mí, malditos, al fuego eterno; preparado para el diablo y sus ángeles […] Y éstos irán al suplicio eterno, mas los justos a la eterna vida” (Mt 25,31-33;41;46).

Él nos mandó predicar al pueblo y dar testimonio de que Éste es Aquel que ha sido destinado por Dios a ser juez de los vivos y de los muertos (Hch 10,42).

Pasando, pues, por alto los tiempos de la ignorancia, Dios anuncia ahora a los hombres que todos en todas partes se arrepientan; por cuanto Él ha fijado un día en que ha de juzgar al orbe en justicia por medio de un Hombre que Él ha constituido, dando certeza a todos con haberle resucitado de entre los muertos (Hch 17,30-31).

Conforme a tu dureza y tu corazón impenitente, te atesoras ira para el día de la cólera y de la revelación del justo juicio de Dios, el cual dará a cada uno el pago según sus obras: a los que, perseverando en el bien obrar, buscan gloria y honra e incorruptibilidad, vida eterna; mas a los rebeldes, y a los que no obedecen a la verdad, pero sí obedecen a la injusticia, ira y enojo (Rm 2,5-8).

Pero gracias a Dios siempre Él nos hace triunfar en Cristo, y por medio de nosotros derrama la fragancia de su conocimiento en todo lugar, porque somos para Dios buen olor de Cristo, entre los que se salvan, y entre los que se pierden; a los unos, olor de muerte para muerte; y a los otros, olor de vida para vida. Y para semejante ministerio ¿quién puede creerse capaz? Pues no somos como muchísimos que prostituyen la Palabra de Dios; sino que con ánimo sincero, como de parte de Dios y en presencia de Dios, hablamos en Cristo (II Co 2,15-17).

Pues todos hemos de ser manifestados ante el tribunal de Cristo, a fin de que en el cuerpo reciba cada uno según lo bueno o lo malo que haya hecho (II Co 5,10).

Ahora se extrañan de que vosotros no corráis con ellos a la misma desenfrenada disolución y se ponen a injuriar; pero darán cuenta a Aquel que está pronto para juzgar a vivos y a muertos […] Porque es ya el tiempo en que comienza el juicio por la casa de Dios. Y si comienza por nosotros, ¿cuál será el fin de los que no obedecen al Evangelio de Dios? (I Pe 4,4-5;17).

Y díjome: “No selles las palabras de la profecía de este libro, pues el tiempo está cerca. El inicuo siga en su iniquidad, y el sucio ensúciese más; el justo obre más justicia, y el santo santifíquese más. He aquí que vengo presto, y mi galardón viene conmigo para recompensar a cada uno según su obra. Yo soy el Alfa y la Omega, el primero y el último, el principio y el fin. Dichosos los que lavan sus vestiduras para tener derecho al árbol de la vida y a entrar en la ciudad por las puertas. ¡Fuera los perros, los hechiceros, los fornicarios, los homicidas, los idólatras y todo el que ama y obra mentira! (Ap 22,12-15).

Y vi un gran trono esplendente y al sentado en él, de cuya faz huyó la tierra y también el cielo; y no se halló más lugar para ellos. Y vi a los muertos, los grandes y los pequeños, en pie ante el trono y se abrieron libros –se abrió también otro libro que es el de la vida– y fueron juzgados los muertos, de acuerdo con lo escrito en los libros, según sus obras. Y el mar entregó los muertos que había en él; también la muerte y el Hades entregaron los muertos que había en ellos; y fueron juzgados cada uno según sus obras. Y la muerte y el Hades fueron arrojados en el lago de fuego. Esta es la segunda muerte: el lago de fuego. Si alguno no se halló inscrito en el libro de la vida, fue arrojado al lago de fuego (Ap 20,11-14).

El quid de la cuestión es, sin duda, el ecumenismo mal entendido que se pretende seguir llevando a cabo durante el presente pontificado, y que busca una imposible unión con el protestantismo, del cual toma su visión sobre la justificación, condenada por la Iglesia; lo vemos en otra de las partes del discurso papal de ayer:

“Hay que anteponer la misericordia al juicio y, en cualquier caso, el juicio de Dios siempre se realiza a la luz de su misericordia. Por supuesto, la misericordia de Dios no niega la justicia, porque Jesús cargó sobre sí las consecuencias de nuestro pecado junto con su castigo conveniente. Él no negó el pecado, pero pagó por nosotros en la cruz. Y así, por la fe que nos une a la cruz de Cristo, quedamos libres de nuestros pecados.

Es decir, la “Sola Fide” (la fe sola o sólo por la fe) para salvarse, sin necesidad del arrepentimiento y el cambio de vida que implica el abandono del pecado y la realización de buenas obras: quien simplemente cree, ya se salva, pues Cristo ya murió para salvarnos. No hace falta decir que dicha creencia es totalmente contraria a las palabras de Cristo, como vemos en los Santos Evangelios, y, por tanto, a la Doctrina católica y al bimilenario e irreformable Magisterio de la Iglesia.

 

Hace cien años, en Fátima, la Santísima Virgen hizo un llamamiento al arrepentimiento y a la penitencia, en consonancia con el mensaje de Su Hijo, Nuestro Señor, en el Evangelio, y avisó de las terribles consecuencias de no hacer caso de sus advertencias.

 

A cien años de las apariciones marianas que hoy se conmemoran, a Francisco, digno émulo de Juan XXIII, las palabras de la Santísima Virgen María no le gustan, porque no son políticamente correctas, porque anuncian desgracias y porque recuerdan que la misericordia es sólo para los pecadores arrepentidos, mientras que el infierno será el destino final y eterno de todos los pecadores impenitentes.

 

Sin duda, la Santísima Virgen es piedra de escándalo para los ecumaníacos; un obstáculo para la rendición unilateral e incondicional de la Santa Iglesia a la herejía protestante, tal como algunos pretenden. Pero al final, las puertas del infierno no prevalecerán contra Ella, y, como la misma Virgen María profetizó en Fátima hace cien años, finalmente su Inmaculado Corazón triunfará.
1 El Diccionario de la Real Academia Española define la palabra “gurú” en los mismos términos en que Francisco se ha referido a la Santísima Virgen María:

GURÚ:

1. m. En el hinduismo, maestro espiritual o jefe religioso.
2. m. y f. Persona a quien se considera maestro o guía espiritual, o a quien se le reconoce autoridad intelectual.
Por Catholicvs

Tribuna Abierta

Artículos de otros sitios

También puede interesarle

8 comentarios en “A Francisco no le gusta lo que la Virgen dijo en Fátima

  1. Cristo dice “Vuelvo pronto”
    Comencemos la evangelización abandonada por muchos.
    El pecado original tiene una relación con el deicidio cometido con Jesucristo. La rebelión de los primeros hombres fue una aceptación del enfrentamiento con Dios hasta darle muerte a Dios, una desobediencia implica un enfrentamiento y si sólo hay un Dios se entiende que querer ser como dioses por medio de la desobediencia es aceptar la posibilidad de enfrentarse a Dios y darle muerte.
    De allí, que el pecado original y todos los pecados cometidos antes de Jesucristo preparan la muerte de Dios y todos los cometidos después preparan la destrucción y persecución final de la Iglesia terrenal en el Apocalipsis y también el intento de dar muerte a Dios tentando la división entre el Hijo y el Padre en el interior de la Iglesia enfrentando Iglesia con la ContraIglesia y intentando sustituir la primera por la segunda.
    Así como la luz brilla en las tinieblas pero las tinieblas no la recibieron, así el hombre del pecado había preparado con sus pecados durante miles de años la muerte de Jesucristo al punto que Platón tres siglos antes afirmó que la suerte del Justo en la tierra sería ser crucificado.
    Por otra parte, la decisión de que Cristo se haga hombre ya había sido tomada en el momento de la Creación cosa que sabían tanto el demonio como los primeros hombres, Adán y Eva, según señaló Santo Tomás de Aquino.
    A Jesús no le quedó otra alternativa que reclamar su lugar sobre la Creación y convertir su deicidio en sacrificio para la Iglesia y dar su vida para la salvación de muchos y la dio voluntariamente pues pudiendo huir de lo que estaba preparado aceptó cargar con los pecados de los hombres que prepararon ese final y ofrecerse como víctima de reconciliación con Dios para su Iglesia.
    Hasta es posible aceptar como posibilidad que dada la ciencia extraordinaria que tenían Adan y Eva en el paraíso puedan haber pensado en el pecado de rebelión en comunidad o en masa haciendo partícipes del mismo a su descendencia en la espera del futuro asesinato de Jesucristo convirtiendo su pecado en pecado original como enseña la parábola del Evangelio matar primero de los enviados del Padre, y, por último, al Hijo para quedarse los obreros con la finca.
    Los dicípulos no son superiores al Maestro, si Jesucristo no debía pues no convenía establecer un Reino de Dios que abarcara a todos los hombres pues su misión era preparar el trigo para que en el tiempo oportuno fuera almacenado y separado de la cizaña, la Iglesia necesariamente no debía ser capaz de lograrlo y así como Jesucristo debía morir por los pecados de los hombres porque todos los pecados cometidos con anterioridad preparaban su muerte, así, la Iglesia cuya cabeza es Cristo tendrá un final preparado por todos los pecados de los hombres después de Jesucristo y así la Iglesia completa en su Cuerpo lo que falta del sacrificio de Cristo en la Cruz y, todo ello, tiene su consecuencia en el Apocalipsis que no será un final glorioso en el sentido mundano y terrenal sino un final que imitará en parte la muerte de Cristo en la Cruz, no son los discípulos más que el Maestro y ya les advertía el Maestro las persecuciones que vendrían después y sobre el Apocalipsis, todo ello, lo intuyó Robert Hugh Benson con claridad.
    Hay que señalar que las dos ciudades de San Agustín, la ciudad de Dios y la ciudad de Satanás, implican dos religiones, o sea, que en realidad hay dos religiones, una la divina y la otra la de los hombres que es, en última instancia, de Satanás.
    La religión de Satanás implica que si Dios tiene una naturaleza divina y tres Personas divinas se pueden destruir las Personas divinas para ocupar su lugar en la naturaleza divina, la forma de destrucción es tentando al Hijo anonadado a desobedecer al Padre y matar el amor entre Ellos o Espíritu Santo por medio de la división de lo que está unido, ello lo intentaron Satanás y los hombres en la primera venida pero también lo intentaron, luego, con su Iglesia hasta los tiempos apocalípticos, o sea, volverán a tentar a Cristo presente en la Eucaristía por medio de la Iglesia y tentarán al Hijo a que permanezca en el sacrificio de la Eucaristía para ser entregado a los pecadores que no se han arrepentido y a aquellos que no comparten la religión católica modificando los sacramentos y los mandamientos y el culto.
    La religión de Satanás es que las creaturas no son creadas de la nada que está fuera de Dios sino emanadas de Dios, es decir, que sus almas son divinas y que la nada se encuentra en Dios y de esa nada que se encuentra en Dios y de la naturaleza divina emanan los ángeles, los hombres, los demonios y todas las cosas.
    También, está en el satanismo que antes de Dios fue el Absoluto y antes fue la nada, es decir, que hacer el mal que es privación de bien y privación de ser implica volver a esa nada previa a Dios y ser superiores a Dios, por lo que el demonio y los satanistas están convencidos de que les espera la victoria final contra la Iglesia por adulteración de la religión y el triunfo que están buscando es que la Iglesia o buena Mujer ante dolores de parto voluntariamente proceda a entregar lo que está en el seno, que es Cristo, al Dragón o al Mundo, o sea, a los hombres en pecado mortal y al demonio.
    Todas las religiones que consideran que el hombre es Dios o hijo de Dios y no hijo adoptivo del Padre por el bautismo de su Iglesia por Jesucristo, todas las religiones panteístas, todas las herejías que enseñan que el hombre puede por sus medios llegar a ser Dios parten de no reconocer la condición de creatura del ser humano y no reconocer la condición única de Dios, hay en este panteísmo o pretención divina por el hombre una rebelión que lo pone dentro de la religión de Satanás, por ello, no puede haber ecumenismo entre religiones mundanas y la única religión divina sino como una forma de adulterar esta última y destruirla y buscar tentar al Hijo a elegir entre la Iglesia y la Creación y el Padre.
    La religión de Satanás usa de las ambiciones de los hombres y se sirve de sociedades secretas para su dominio terrenal porque Satanás es el señor de este mundo según lo reconoció Jesucristo.
    Toda la masonería, toda la filosofía moderna, tiene como base esta religión satánica en mayor o menor grado que habla de una primera Nada, un Absoluto y un Dios y tres emanaciones primeras y, luego, diez emanaciones en total que llegan hasta los demonios.
    Como Dios no responde a la voluntad de los hombres sino a su propia voluntad, los hombres han buscado en el demonio la ayuda para hacer su voluntad y no la de Dios. Para ello han llegado a sacrificios humanos en sus ritos y procedieron a desarrollar filosofías, ideologías y falsas ciencias que niegan a Dios de alguna manera y niegan la condición de creatura de Dios del hombre para pretender provocar por arte de conocimiento, del gnosticismo, de la política, o sea, por magia la muerte de Dios y preparar la lucha final contra la Santísima Trinidad.
    Todas las sociedades secretas no católicas piden en sus círculos superiores auxilio al demonio porque su voluntad es humana y así también demoníaca mientras que los santos piden auxilio a Dios porque quieren que se realice la voluntad de Dios, su religión es divina y aman a Dios hasta el desprecio de sí mismos así como la religión de Satán fomenta el amor del hombre a sí mismo hasta el desprecio de Dios.
    Hay una unión muy lejana en el tiempo entre el satanismo y las religiones humanas que nace con el pecado del Satanás y sigue con el pecado de los primeros hombres que quisieron ser como dioses continúa con Caín y se lo encuentra presente en todas las falsas religiones, ideologías, falsas ciencias y filosofías humanas que son contrarias a la Iglesia.
    Algunas de las afirmaciones que realizo o realicé sobre cosas futuras, especialmente, sobre el Apocalipsis son opinables, por ejemplo, la afirmación de que Cristo no estará presente en la Eucaristía se basa en una interpretación personal de ciertos pasajes, por ejemplo, la buena mujer que va a dar a luz y su varón será entregado al Dragón que sube el cielo y esa buena mujer huye durante tres años y medio al desierto para ser alimentada por el maná de Dios, con la afirmación de que el templo será destruido, de que se sentará en el templo el Anticristo haciéndose llamar Dios, el que los elegidos no podrían salvarse si no se acortaran esos tiempos siendo que con los sacramentos los elegidos siempre podrían salvarse, la promesa a la Iglesia de Laodisea de que si no cambia sería vomitada de la boca de Dios si no se arrepiente, la afirmación de Cristo de tal vez no hallará fe a su regreso, el que después de la Iglesia de Laodisea en el Apocalipsis de San Juan no se hable más de Iglesias sino de mujeres, la buena y la mala mujer. En contra de lo anterior está la afirmación que sólo se salvará el Tabernáculo que algunos señalan como un número reducido de fieles pero que también puede ser entendido como la Eucaristía, la afirmación de que las puertas del infierno no prevalecerán sobre la Iglesia pero afirman los Evangelios que sobre Pedro sobre esa piedra se construye la Iglesia lo cual no significa que no existan no Pedros que se han puesto en la historia de la Iglesia en el lugar de Pedro, estoy hablando de antipapas por lo que si un antipapa se ubica en la sede de Pedro y la Iglesia no lo saca de ese lugar lo lógico es pensar que las puertas del infierno pueden prevalecer momentáneamente contra la Iglesia terrenal a lo que debo sumar una señal para mí que he entendido como que Cristo permanece todavía en la Eucaristía pero debemos preguntarnos ¿Podemos hacer de la Iglesia de Cristo la Iglesia de los hombres y del Mundo y pensar que Cristo permanecerá en Ella? ¿Podemos considerar que se pueden cambiar los sacramentos y mandamientos y que Cristo permanecerá en esa Iglesia? ¿Y si fuera imposible que los sacramentos y los mandamientos fueran modificados por qué la Iglesia tuvo que luchar contra las herejías durante toda su historia? ¿Es posible a la tentación no oponerse y aún así vencer la tentación? Porque Cristo fue tentado varias veces pero opuso resistencia pero la Iglesia actual piensa vencer repitiendo la frase “las puertas del infierno no prevalecerán” así como los judíos repetían la frase “maldito el que pende del madero” para rechazar a Cristo.

  2. Es que para el Papa Francisco la palabra misericordia tiene un significado puramente mundano, muy diferente al que le quiere dar la Santísima Virgen (manipulación, manipulador). Me recuerda a Evita Peron. Había de ser uno de sus hijos argentinos descamisados. Misericordia para con los pobres (pero no para los pobres pecadores, sino para los que no tienen dinero, siempre el dinero al lado de la traición a JESUCRISTO), que de todos modos igualmente morirán dentro de poco igual que él mismo y cualquier mortal.
    Misericordia para con los pecadores. Tanto que le gustan las bienaventuranzas a este Papa, le encanta eso de: “bienaventurados los misericordiosos por que obtendrán misericordia”. Si no tienes misericordia con los pecadores, ¿a donde irás a parar Bergoglio?. Bien, tienes tu misericordia en la tierra que quieres repartir a los pobres. No te va a faltará pan en la mesa, pero, ¿cambiar la misericordia de las necesidades materiales por las Espirituales?. NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO fue muy claro: “Jesús les respondió: «En verdad, en verdad os digo: vosotros me buscáis, no porque habéis visto señales, sino porque habéis comido de los panes y os habéis saciado. Obrad, no por el alimento perecedero, sino por el alimento que permanece para vida eterna, el que os dará el Hijo del hombre, porque a éste es a quien el Padre, Dios, ha marcado con su sello.»” Juan, 6:26-27. ¿Quieres aplausos Bergoglio? los tienes y los tendrás. El mundo te aclama, el lider mundial de todas las religiones. ¿Menos de la verdadera?. NADIE PUEDE APROPIARSE DE LO QUE ES DE DIOS.
    “Mis ovejas escuchan mi voz; yo las conozco y ellas mi siguen. Yo les doy vida eterna y no perecerán jamás, y nadie las arrebatará de mi mano. El Padre, que me las ha dado, es más grande que todos, y nadie puede arrebatar nada de la mano del Padre.”
    Juan, 10:27-29
    Podrás juntar a todas las religiones, empezando con las protestantes de los Luteranos y Anglicanos, etc., pero de la Iglesia verdadera que fundó NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO, a lo mejor ni con el cascarón te podrás quedar. En un descuido hasta de ese te echan. Solo falta que ni de comer te quede, a pedir limosna.

  3. Soy una hija de Dios por el bautismo ni una sola tilde se debe borrar del evangelio , la palabra de Dios es y será para siempre defiendo nuestra tradición católica no alterar nada p yes si lo hacen es un anatema.
    En la Biblia dice maestro es lícito el divorcio ?Y Jesús contestó no es lícito más por vuestra testadurez vos he dado la carta de repudio pero recordar si repudiado haréis aduleteros .
    La santa madre iglesia sabe dar una separación cuando los hechos son graves y además demostrables el matrimonio es indisoluble hasta que la muerte los separe.
    El infierno existe no puede cambiar el lo que le venga en gana.
    En Fátima nuestra amada Virgen hablo no lo puede callar y si lo hace es un anatema.
    Después de las barbaridades que dijo lutero de Jesús y de María nos quieren meter un ecumenismo al cual los cristianos católicos no queremos , señor nosotros te seguimos a ti no a dioses paganos la Virgen no es una gurú es la madre de Dios y madre nuestra .
    Defiendo totalmente la tradición de la Iglesia la ética la moral.

  4. La Virgen María es nuestra madre por designación de su divino hijo e intercesora nuestra como reina universal de todo lo creado.

  5. Que la Santísima Virgen María interceda por todos nosotros pecadores.
    Que San Miguel con su espada destruya tanta herejía.
    Que la Sangre de Cristo nos cubra.,!!!
    Viva la Virgen María Madre de Dios y Madre nuestra!!!

  6. Por amor a Dios lectores católicos no sean indiferentes, defiendan su fe, no se avergüencen de Dios delante de los hombres, participen de la PRIMERA PEREGRINACIÓN VIRTUAL EN DEFENSA DE LA FE Y CONTRA LOS ERRORES PROGRESISTAS, el lema de la misma es: “¡Viva la Virgen de Fátima! Sólo hay una religión y una Iglesia que salva y sólo hay un Dios verdadero. No a los errores o a la herejía progresista”, los que adhieran a esta peregrinación deberán dejar un comentario breve y ANÓNIMO en este sitio que podrá ser: “¡Viva Cristo Rey!”, “¡Viva la Virgen!”, etc., y, en otros sitios católicos deberán copiar como comentario ANÓNIMO el lema de la peregrinación o la información de la peregrinación. La misma empieza este 28 de julio y termina el 31 de Julio de 2017 a las 24 horas de España. Se realizarán en el futuro distintas peregrinaciones virtuales en defensa de la fe y contra los errores progresistas a partir del 19 del mes próximo todos los días 13 de cada mes. Los lemas de las próximas peregrinaciones serán: 1) “¡Viva la Virgen de Fátima! A favor de la Santa Misa Tradicional y de las propuestas del cardenal Sarah para la reforma de la reforma en la liturgia de rito ordinario y en contra de un culto descuidado o no grato a Dios. No a los errores progresistas”; 2) “¡Viva la Virgen de Fátima! Sólo la religión católica salva no a un falso ecumenismo no a los errores progresistas”, 3) “¡Viva la Virgen de Fátima! Por la correcta veneración de Cristo en la Eucaristía y en la Santa Misa para recibirlo de rodillas y en la boca y por los comulgatorios en la Iglesia. No a los errores progresistas”; 4) “¡Viva la Virgen de Fátima! Por la familia católica tradicional y la contestación de las dubia de los cardenales de la manera correcta y contra los errores o la herejía progresista”; 5) “¡Viva la Virgen de Fátima! Por a la familia católica tradicional no a la comunión de los divorciados no a los errores progresistas”; 6) “¡Viva la Virgen de Fátima! Sí al programa pro vida de la Iglesia no a la ideología de género y a la cultura de la muerte. No a los errores progresistas”; 7) “¡Viva la Virgen de Fátima! Por una Patria y gobernantes católicos y contra un falso laicismo. No a los errores progresistas”. Luego, se volverá a comenzar con las peregrinaciones por el lema actual. Si el que lleva adelante la iniciativa de las peregrinaciones no las presenta en un sitio conocido dentro de las primeras doce horas continuará con la iniciativa cualquier otro comentarista católico copiando la información y cambiando sólo el lema que corresponda según el orden establecido. Cristo vuelve pronto ¡Viva Cristo Rey!

  7. Cada cosa que sucede en el mundo hoy, es la clara especificaron de los acontecimientos que se van cumpliendo para los últimos tiempos profetizados por Nuestro Señor Jesucristo en su evangelio y su paso por esta tierra, y las profecías y pedidos de la Virgen María acompañándonos en sus clamores, para no quedarnos mirando la palabra de Dios, como un mero texto literario bonito y sin fondo cierto, el papa muestra una predilección por lo mundano y una soslayada evidencia de no querer dejar que la feligresía ante la premura del final, no se acerque a la verdad el camino y la vida que es Cristo y su dilecta Madre, madre nuestra también, es incoherente cuanto apunta soterrando sus palabras con gestos y frases que tratan de hacernos creer que Dios es alcahuete hasta el mismo final y que con ello el infierno, no existe, el pecado es un juego y los sacramentos, sobre todo el de la penitencia y la eucaristía están de mas, ABRIR LOS OJOS ES NECESARIO Y EL ALMA DEL EVANGELIO DEBE ESTAR EN PRIMER PLANO SI QUEREMOS SER EL RESTO REMANENTE QUE FELIZMENTE IRA EN POS DE LA FELICIDAD ETERNA DE LA MANO DE MARÍA PARA QUE NOS LLEVE A JESUCRISTO Y DE JESÚS AL PADRE JUNTO A LA TRINIDAD SANTA GOZO ETERNO QUE DEBEMOS PERSEGUIR INTENTANDO LLEVAR CON NOSOTROS LA MAYOR CANTIDAD DE ALMAS AL CIELO CON NUESTRO EJEMPLO,PREDICA Y TESTIMONIO DE VIDA.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: